Pensar positivo

jueves, 27 de noviembre de 2008
Hoy caminaba a eso de las 22:00 por el frente de La Moneda (en dirección al colectivo que me traería a casa) y con las mandíbulas apretadas de rabia, mientras mantenía serias discusiones imaginarias conmigo y con gente de la pega (díganme que a ustedes también les pasa, para no creer que soy la única loca), me dieron ganas de escribir y desahogarme, sacándome toda la m.... furia contenida. Ahora más en frío, prefiero recordar un comercial re-añejo que decía "piensa positivo" y lo estoy intentando.

Sin embargo confieso que es una tarea compleja, sobretodo porque me acuerdo del maDDito día de hoy y la temperatura vuelve a subir (no me malinterprete). Me la pasé metida en reuniones, mi almuerzo fue de pie mientras tomaba una leche y masticaba un cuchuflí (gracias al gentil auspicio -o pena- de una ejecutiva) a la vez que solucionaba algunos problemas en la plataforma. Trato de pensar positivo pero recuerdo que me agarré con un monitor, con dos ejecutivos y al final del día más encima tuve un problema grave con mi propia monitora. Sobretodo ahora que recuerdo que ni siquiera pude asistir a mi curso de cueca, de positiva me queda la "p"...

Pero aún con todo esto y mis horarios especiales no me arrepiento de haberle pedido a Diosito ser supervisora de call porque estoy segura de que si tengo tantos cachos y dramas es justamente porque soy súper bkn y me la puedo con todo eso y más. Y no sólo eso, pues incluso sabiendo que debo trabajar este domingo sostengo que me gusta mi pega. Solamente espero que días laborales como el de hoy no se den muy seguido, porque no quisiera desquitarme tirando ejecutivos del piso 8 para abajo. Amén!

1 opinólogos:

Daniel dijo...

A mi me pasa que me han dado ganas de ahorcar a más de alguien en el trabajo, sencillamente porque como no hacen las cosas bien, me terminan atrasando y perjudicando a mi.
Saludos