La Buena Suerte

sábado, 2 de agosto de 2008
Hace ya bastante tiempo leí un libro llamado "La Buena Suerte", y es bien probable que no sea la primera vez que lo menciono en el blog. Es un cuento donde dos amigos se reencuentran y después de analizar y comparar sus vidas uno creee que ha tenido mala suerte mientras el otro ha tenido buena suerte. A partir de ahí el afortunado le relata un cuento que le contó su abuelo para enseñar a su amigo que la suerte te llega por casualidad y la Buena Suerte con mayúsculas, te la tienes que crear.

Saqué este libro a colación por dos cosas:

1) Ayer asistieron dos ejecutivos menos a plataforma y tuvimos un 15% más de llamados que los días anteriores. Entonces cuando uno de los chicos salió a su break vi que había llamados en cola y me conecté en su puesto a tomar llamadas para no incrementar nuestra ya terrible tasa de abandono. Como dato: mi campaña consiste en retener clientes que llaman para renunciar a los productos contratados con la empresa y nos exigen una tasa de 50% de efectividad, y el mejor ejecutivo llega sólo a una tasa del 41%. El punto es que me conecté y respondí 3 llamados, de los cuales retuve a los 3 clientes. Alguno podría pensar que fue suerte, porque justo atendí a clientes fáciles, pero no es así, no fue suerte, fue Buena Suerte, porque todo lo que he aprendido sobre Servicio al Cliente en mis trabajos anteriores y en el diplomado me sirvió para poder empatizar con cada cliente y así lograr persuadirlos a que no renunciaran a sus productos. Lo divertido del tema es que al llegar a mi nuevo trabajo no tuve capacitación, y ni siquiera me sé los productos que ofrecemos (son más 45 y no he tenido tiempo de estudiarlos) por tanto le demostré a mi equipo que los buenos resultados no se basan sólo en un aspecto técnico, sino en cómo tratas al cliente que te está llamando, puesto que lo primero que les pregunté fue "cómo está?" y esperé a que me respondiera, y según su respuesta continué el curso del llamado. Además, todos me manisfestaron lo descontentos que estaban con la compañía, y yo les pedí disculpas a nombre de la empresa. ¿No les pasa a veces que uno como cliente, más que una compensación económica, lo que busca es una disculpa cuando una empresa ha cometido un error? En fin... lo bueno es que el ejecutivo cuando volvió estaba feliz porque esas 3 ventas eran comisiones para él además de decirle a todo el mundo que "la mina es seca!" (o sea yo) lo que me ayuda a ganarme el respeto de mis (desmotivados) ejecutivos.
Resumen: No se confunda, no fue suerte, fue Buena Suerte.

2) Hoy cuando iba a clases en la mañana antes de llegar al paradero miré el suelo para no meter mis pies al agua y justo vi unos papeles que distinguí como billetes de 2 mil, me agaché y como no había nadie cerca los recogí y me los guardé. Eran 4, es decir, me encontré $8.000 pesos :D En la U me dijeron "oh! que tenís Buena Suerte!" y no es cierto, fue sólo suerte, porque no es algo que dependa de mí para que vuelva a suceder. Sino imagínense! Esta es la hora que ya sabría qué hacer para encontrarme 20 mil pesos todos los días! jajaja...
Resumen: No fue Buena Suerte, sólo fue suerte.

De pasadita les copio las 10 reglas de la Buena Suerte, pero les sugiero que lean el libro: no les tomará más de media hora pero les va a servir siempre ;)

1 - La suerte no dura demasiado tiempo, porque no depende de ti. La Buena Suerte la crea uno mismo, por eso dura siempre.
2 - Muchos son los que quieren tener Buena Suerte, pero pocos los que deciden ir a por ella.
3 - Si ahora no tienes Buena Suerte tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre. Para que la Buena Suerte llegue, es conveniente crear nuevas circunstancias.
4 - Preparar circunstancias para la Buena Suerte no significa buscar sólo el propio beneficio. Crear circunstancias para que otros también ganen atrae a la Buena Suerte
5 - Si "dejas para mañana" la preparación de las circunstancias, la Buena Suerte quizá nunca llegue. Crear circunstancias requiere dar un primer paso… ¡Dalo hoy!
6 - Aun bajo las circunstancias aparentemente necesarias, a veces la Buena Suerte no llega. Busca en los pequeños detalles circunstancias aparentemente innecesarias…, pero ¡Imprescindibles!
7 - A los que sólo creen en el azar, crear circunstancias les resulta absurdo. A los que se dedican a crear circunstancias, el azar no les preocupa.
8 - Nadie puede vender su suerte. La Buena Suerte no se vende. Desconfía de los vendedores de suerte.
9 - Cuando hayas creado todas las circunstancias, ten paciencia, no abandones. Para que la Buena Suerte llegue, confía.
10 - Crear Buena Suerte es preparar las circunstancias a la oportunidad. Pero la oportunidad no es cuestión de suerte o azar: ¡Siempre está ahí!

7 opinólogos:

Seratti dijo...

recomiendo encarecidamente el libro, pero más que leerlo como cualquier novela, la gran ganancia que su lectura lleva es el sentir que sus palabras son la pura y santa verdad, que la "mala suerte" que muchos de nosotros aducimos en nuestras vidas es en realidad falta de voluntad, y que aunque hay muchas cosas sin solución, hay otras que no son tan complicadas como parecen.

¡fuerza linda tití, que te vaya excelente en el diplomado!

franco ferreira dijo...

Me puse a pensar en los ejemplos que te ocurrieron y creo que tienes razón. La buena suerte es aquella que nos merecemos. Supongo que la otra, la suerte a secas, es esa que vivimos porque estábamos en el momento indicado no más. Pero no es una donde hayamos puesto de nuestra parte.

me gusta tentar a la suerte... a la buena suerte. De verdad, buscándola podemos acercarnos un poquito a la felicidad, no?

Buen post. Te sigo visitando ;)

Anónimo dijo...

Creo que para atraer la buena suerte tambien se hace imprescindible el pensamiento positivo.... va de la mano.
erv
Saludos

george dijo...

weno, weno tanto tiempo.
regrese, volvi sigo vivo
muchos saludos!!

Daniel dijo...

Para mi la buena suerte llega por muchos factores como crear las circunstancias, tener pensamientos positivos, etc.
Saludos

Bruja_In_Love dijo...

No creo en la suerte. (ni la buena, ni la mala).
Todo en esta vida tiene una causa. Según mi humilde opinión todo es condicionable y manejable... por el poder del pensamiento, los deseos y los actos.
Sino, ¿de que nos serviría el libre albedrío?

Hanzinho dijo...

Yo siempre he dicho que la suerte se busca....

es mas, yo soy habitual a pasar por debajo de las escaleras y esas cosas y la gente dice... Ohhhhhh....


Asi de shhhoro....

xD


Oie!!! te acordai que dije que iba a escribir sobre el Facebook????

YA LO HICEEEEEE!!!!!

:P

Cuidate muchooooooooooo!!!!