Ya no eres tú

jueves, 4 de octubre de 2007
Así se llama una canción de Andrés Cepeda que me sirve como inspiración para el post de hoy. Hay un párrafo que dice:
"Ya no eres tú... me la cambiaron, me estafaron, ésa no eres tú,
la que llegó con mil colores y sonrisas a mi corazón"


Y el tema de hoy va relacionado a las estrategias, artimañas y todas esas cosas que uno hace cuando está en plan de conquista de una víctima, y que después que lo tenemos en nuestra red no volvemos a hacer. Y ahí uno se dice "éste(a) que tengo al lado, no es la persona que conocí".

Porque es obvio que cuando estamos en la batalla por ganarnos el corazón del príncipe (o princesa) sacamos a relucir todas nuestras armas: nuestra mejor pinta, el perfume más rico, los chistes más graciosos, las miradas más coquetas, las historias más interesantes y un largo etcétera... La idea es convencer al que tenemos al frente de que debe elegirnos. El punto es ¿qué pasa luego que hemos sido elegidos como pareja de nuestra víctima? Ajá!!! Después de un tiempo ya no usamos la mejor pinta, no nos peinamos "de peluquería", los hombres no se afeitan si lo vemos el fin de semana, y hasta de buzo (me refiero al pantalón deportivo) lo encontramos para acudir a la cita.

¿Por qué cambiamos? Pienso que se debe a que muchas de esas técnicas, mañas o estrategias no son naturales en nosotros. Por ejemplo, si hablamos de una mujer que le cargan los tacos y las faldas, o le carga maquillarse, hará estas cosas como sacrificio para conseguir su objetivo y atrapar a su presa de turno, pero una vez que lo consiga dejará de hacer estos sacrificios poco a poco. Lo mismo los hombres, siempre radiantes con su pinta casual, afeitaditos, bien perfumados y después que empieza el pololeo hay que aguantarlos con la pinta (y olor) que traen del partido que acaban de jugar. Y ahí uno se da cuenta que le vendieron gato por liebre :S

Así que chicos, pregúntense: si conquistaron a su pareja regalándole flores o chocolates o por ser caballeros, cuando dejen de tener estos detalles ¿qué les hace pensar que la princesita seguirá manteniendo el mismo interés? Sobretodo porque a las mujeres nunca nos falta quien quiera "hacernos un cariñito".

6 opinólogos:

Isoldita dijo...

*.
Toda la razón, lo peor es que uno no le reclama mucho a la "víctima" porque practicaste el mismo juego.
Entonces comienza un "no me maquillaré tan de top model hoy porque tú no te afeitarás tan bien tampoco", ajajaj...

En todo caso, en el tema de los detalles no tranzo, porque como dices, siempre hay alguien que te verá como potencial víctima y se encargará de hacerte engañitos. Y visto así, el que pestañea pierde no más!

Cariños para ti!
*.

Alejandra dijo...

Hola
Tengo todo un tema con el tema de tu post (valga la redundancia).
No me gusta pretender lo que no soy, porque no me gusta que lo hagan conmigo.
No me pinto casi nunca, porque pienso que es mejor que la gente sepa de una con quien se está metiendo. Qué horror cuando un hombre ve a una mujer toda pintada y arreglada y después se da cuenta de las maravillas del corrector y eso.
Yo prefiero la sorpresa al revés.
Saludos

Fabiola dijo...

mmmmmmmmmmmmmmmm...
una vez hice eso durante un año... serla mejor para que me eligieran... estaba agarrada y todo... pero al final el eligio a otra... snifff...

quizas fue no usar tacos... pero... el es de mi altura!! habria sido complicado salir y verlo hacia abajo!!!!

al final creo que sacamos lo mejor... para tapas ciertas yayas... asi el otro ve lo bueno... no lo malo... no se hace prejuicios... y viceversa... el cuento es q tarde o temprano se ven igual... y quedan dos opciones... o nos gusta igual al q tenemos al lado... o ya no... ESE es un problema!!

Abrazos!! =D

Gandalf_rojo dijo...

ke feo sonaron esas ultimas lineas

 kotto dijo...

creo nosotros (pobres hombres) somos victimas de sus redes, y caemos rendido a sus pies con sus encantos iniciales... ¿y luego que? cambian... ya no se cuidan, no se ponen lindas, no se maquillan, y andan todas peludas... pobre de nosotros :-(

::vitabril:: dijo...

Qué bien Kottito, al fin un hombre que opina!

Sí, pobre de ustedes, y tb de nosotras cuando nos encontramos que "el elegido/a" sólo usaba disfraz. No me refiero sólo a la pinta, ojo, sino también a la forma de ser...