Los hombres de la vieja escuela

sábado, 21 de marzo de 2009
Les cuento que estoy leyendo un libro llamado "Los caballeros las prefieren brutas", de la colombiana Isabella Santo Domingo. La verdad es que no es una joya de libro, pero sí tiene algunos pasajes e ideas interesantes. Aunque es un buen manual para aquellas mujeres que quieran ser mantenidas por un marido pudiente y que tengan estómago para ser cornudas pero dignas (si es que se puede).

El tema es el siguiente: el libro en un capítulo habla sobre los hombres detallistas. Esos que te abren la puerta del auto, los que te regalan flores porque sí, que te corren la silla para que tomes asiento, etc. Esos millones de detalles que salen en las películas antiguas y que hace varios años nuestros hombres modernos dejaron prácticamente olvidados. O como propone la autora del libro, los detalles románticos que nosotras mismas hemos hecho desaparecer. Porque debemos admitir que cuando ahora a alguna le regalan flores lo que piensa es "¿qué hizo que me está pidiendo perdón? ¿creerá que me hace imbécil con unas flores?"... ¿o no?, pues son muy pocas las ocasiones en que nosotras mismas solamente aceptamos el gesto porque sí y nos quedamos suspirando hasta el día siguiente. Lamentablemente el "feminismo mal administrado" ha sacado de moda a los hombres detallistas y los ha hecho prácticamente una especie en extinción. Yo soy de las que quiero que me traten como princesa, que me regalen flores o me escriban un poema por muy mamón que parezca. El problema es poder encontrar algún hombre de la vieja escuela que quiera hacer el papel de príncipe :S

De hecho, hace un par de semanas salí con alguien que me presentó un amigo. Todo iba bien hasta que llegó la cuenta. Resumen: la pagamos a medias. No es que necesite que alguien me mantenga y pague todas mis salidas, yo trabajo y tengo plata para pagar mis gastos sola, pero... era la primera cita! ¿Qué onda? ¿En qué parte del cuento me perdí? Además el señor éste viene de una familia bien acomodada y él se dedica a la agricultura con las hectáreas que tiene el sur. Aún no entiendo... ¿será que los hombres mutaron y ésta es la nueva forma a la cual debemos acostumbrarnos? ¿Será que estoy demasiado anticuada y ahora todo debe ser a medias? Me niego!!! Exijo que vuelvan los hombres de antaño!!!

8 opinólogos:

Don Preto dijo...

Las minas de ahora son desconfiadas y se dejan querer menos que antes. Lo siento, es la pura verdá no más.

Anónimo dijo...

Ese prospecto de hombre está siendo eliminado por la pécoras pseudomodernas que abundan en las calles.
Ahora ellas los prefieren machototes. Mal de muchas, consuelo para las más tontas

Bruja_In_Love dijo...

A veces es mejor un cavernicola que sea un buen compañero y amigo... que quizás olvide detalles, pero sea leal, estable, buen mantenedor, amoroso y te apoye en los momentos que se necesita. Antes que un principe remilgado, o que solo sea tu amigo, o sea gay o solo viva en tu imaginación.

Anónimo dijo...

Aterriza... estamos en otra era, otros tiempos... Dejate de vivir en el pasado.
eso

ev

Daniel dijo...

No se si con estos tiempos que corre el tema de los detalles a cada minuto del día sea algo que todas acepten.
Yo he tenido amigas a las que les he abierto la puerta del auto, y me miran con cara de plop!, jajajaj.
Saludos

 kotto dijo...

yo cacho que en un alto porcentaje la responsable de la perdida de aquellos detalles masculinos de antaño... es la mujer..

es el feminismo mal entendido ... muchas ocaciones la paranoia al ver un ramo de flores (como el ejemplo que diste) simplemente espanta en el hombre aquellos detalles que extrañas...

en todo caso creo que tu amigo debio haber pagado. jajajaja...



besos

marck dijo...

los tiempos cambian... y bien se puede concluir con eso de que la caballerosidad murio, y las minas lo mataron... fui super romantico con mi ex bien a la antigua y too.. pero la mina queria convivir, hacerse tatuajes y le cargaban las flores..
pa peor, matapasiones...
igual se confunde el ser caballero con el machismo, las minas piensan q poco menos es un insulto q uno quiera pagar una comida o el cine y ellas saltan con el... pero si yo puedo pagar lo mio...
esa es mi humilde opinion.. :P saludos

Nataly Belén dijo...

Es una mezcla de todo... de partida de levantar la imagen de la mujer de antaño que era un adorno y "comprable" por lo tanto la mayoría ( y me incluyo) cuando llega la cuenta dice... hey! no te preocupes yo pago, o paguemos a medias.. para qué? para tratar de homologarse con los hombres en el cuento de igualdad de género.... conclusión nos cagamos solitas.