Príncipe

domingo, 8 de marzo de 2009
Aún me quedaban "primeras veces" por estrenar, y el otro día fue mi primera vez en una disco gay. La verdad es que me costó harto decidirme, y después de casi 2 horas de insistencia de mi "amigui" fuimos a la famosa "Príncipe". Colas en la puerta, colas los guardias y lleno de colas adentro, of course. Confieso que los primeros minutos fueron medios de shock y lo único que hacía era no mirar mucho alrededor, pues ahí me bajó la inseguridad sobre mi "open mind", pero después de un rato me relajé y me puse a bailar feliz de la vida, puesto que la música es buenísima. 

Algo muy raro (literalmente) era ver bailando hombres con hombres y tan de cerca, pero lo más loco es que a veces miraba a unos tipos que resultaban ser el doble de femeninos que yo (y yo no soy ninguna marimacho!), bailando con movimientos dignos de copiar como para utilizar después cuando salga a bailar con un hetero, jajaja. Lo otro que me llamó la atención es que habían hombres súper lindos con una pinta formidable, musculosos y de apariencia varonil, pero... bueno, también del otro bando. Y pensaba que allá afuera ellos pasarían desapercibidos y hasta deben ser objeto de muchas miradas por parte de las féminas que pudiesen conocerlos... Es una lástima, tanta "materia prima" de buena calidad desperdiciada de esa forma...

En fin, ya pasé por la experiencia y aunque la música era muy buena no me quedaron ganas de volver, pues prefiero un lugar donde no me de susto bailar con los ojos abiertos XD

2 opinólogos:

Daniel dijo...

Tengo una opinión muy parecida con las lesbianas. Demasiado buen material perdido.
Saludos

Bruja_In_Love dijo...

JAJAJAJA!!
pero Viti.. que onda???
donde andas estos días. Te dejo sola unos minutos y mira las "locurillas que haces". jejeje
ya te imagino.