Cansada

lunes, 30 de abril de 2007
Yes, esa palabra me define. El fin de semana me dio por pensar otra vez, y siempre he creído que eso es muy malo cuando no es aplicado al ámbito laboral o de estudios. Y me cansé. "¿Y de qué se cansó esta merme?" se preguntarán ustedes.

De esperar. De creer. De confiar. De soñar. De ilusionarme. Y volver a desilusionarme. Suena un poco negativo todo esto, pero así me siento. Con un corazón reciclable. Se ilusiona, se engancha, quiere a fondo y luego nada, no es lo que busca y ahí viene la desilusión, y otro adiós. Y lo peor es que pareciera que este desgraciado no se cansa de seguir la misma rutina. Pero yo sí... No puedo negar que siempre es rica esa estapa inicial cuando alguien te gusta, pero ya no quiero más de lo mismo, quiero algo de verdad... y me estoy aburriendo de buscar, de esperar.

Quizá en un par de días de nuevo esté a full, con mis pilas y ánimos al máximo, y ahí volveré a creer que es lindo todo esto y que finalmente la vida se trata de esto, pero al menos ahora tengo miedo y un poco de dolor, porque aunque Borges dice que "con cada adiós uno aprende" también se sufre... y se genera desgaste. Y quizá tenga el corazón reciclable, pero desconozco cuántas veces se puede reciclar... :(

5 opinólogos:

Anónimo dijo...

Las cosas van a cambiar te lo digo de corazon...

Walala Roolz dijo...

Weeeno... uté' ya sae' pue! yo tb ando con la lesera después de la teja que me cayó al otro dia del Matrimonio de mi amigo... dias sensibles parece!

Animo nomas. Ya sabes que siempre está la luz al final del tunel (aunque no quieras reconocerlo!)

Besos amiga :*

ark dijo...

yo hartas veces he pisado caca... pero nunca la misma caca.
Una vez hasta me meó un perro como bien haz de recordar.
Pero nunca mas me han vuelto a mear.
A lo mas mi hermano me vomitó pues tenía reflujo pero eso ya me lo tenía simplemente que bancar.
Como siempre pierdo el hilo y el cerebro se me disipa como el olor a pata despues de una pichanga, hay cosas que nunca cambian.
Pero en fin... a lo que iba...
hay cosas que parecen rutinas, molestas rutinas, que agotan el corazón y las ganas. Pero lo rutinario pocas veces es rutinario... lo que pasa es que uno trae el corazón cansado de antes, no se da cuenta y se pierde la oportunidad de vivir las singularidades de la rutina.
y no me refiero unicamente al dia a dia... yo, por ejemplo, tengo una rutina: cada 3 años mi vida cambia por completo, lo que trae, obvio, un desgaste porque empezar siempre implica un esfuerzo y agota porque el final siempre se ve lejano, sin embargo los retos de la rutina siempre son apasionantes como una mujer desconocida que te sonríe.

laura dijo...

viste, yo te dije que erai bipolar jeje y eso de estar depre es de pura tontita si hubieras salido con nosotros no estariai así. XD ya xau ánimo

Nelson dijo...

me pillaste yo q hiba hacer lo de las flores no se vale, bu... ahora voy a tener q hacer otra cosa como llevarte a italia pero cuando tenga plata... pero las rosas hiban a ser alrededor de 20...en fin buscare una nueva idea...