Mirando el techo

martes, 27 de marzo de 2007
¿Se han dado cuenta que toda la gente cuando necesita paciencia mira el techo? Ni idea por qué, pero si a otra gente le ha funcionado quizá yo también tenga suerte si miro harto rato hacia arriba. (llevo 10 minutos mirando el techo y lo único que he conseguido es un dolor en el cuello y no me siento para nada cargada de paciencia).

En fin, el tema es que hay algo que no me tiene conforme. Obviamente no me gusta hacer tour por distintos trabajos, pero la lamparita de la percepción se me encendió y hay algo que no me gusta en mi new job. Estamos de acuerdo que es imposible que me guste todo de un trabajo, pero esto es distinto... una sensación, tincada o como le quieran llamar, pero aún no sé exactamente por qué ni a qué se debe. Por otro lado mi supervisora actual suele ser muy buena onda mientras haces ventas, porque sino mejor ni te le acerques. También se entiende que ella esté preocupada por lograr las metas porque sino no gana, pero creo que la clave es tratar de corregir los errores que un ejecutivo pueda cometer en su gestión lo antes posible, soy de la idea que es más fácil curar a un enfermo que resucitar a un muerto (aplicado a ejecutivos de venta, obviamente).

Al menos lo que ahora me tiene de buen talante es que mañana me voy a reunir con mi gurú Sebastián, con quien al menos podré conversar de cosas interesantes y obviamente pedirle varios consejos, todo por la módica suma de un café (como no me han pagado no alcanza para medialuna ni tostadas, jajajaj).

Ya, mejor dejo el post hasta acá porque me siento refome hoy. Y no hay nada peor que ser fome. En realidad sí, es peor ser fome y feo. Y además tonto.

1 opinólogos:

Sebasdios jajajajaja dijo...

Socia que onda no existe el trabajo ideal lo ideal lo hace uno (ademas yo lamentablemente sigo en Poli....) mira te mando un articulo que se puede aplicar a todos los carogos dentro una organizacion , espero que este tipo de articulos los leas y los comprendas yaaaaaaaaaaaaaaa.....


RETOME EL CONTROL DE SU TRABAJO


Sumantra Ghoshal y Heike Bruch

Pregunte a la mayoría de los ejecutivos qué se interpone en el camino hacia el éxito, y escuchará la familiar letanía de quejas. Falta de tiempo. Recursos limitados. No tener un sentido claro de su papel en el panorama general de la empresa. Éstas son, en su mayor parte, excusas. Lo que se interpone en el camino al éxito de los ejecutivos es el miedo a tomar decisiones y actuar en consecuencia. Los ejecutivos deben vencer el deseo psicológico de sentirse indispensables.
En este artículo, los autores demuestran cómo los ejecutivos pueden ser más productivos al aprender a manejar las exigencias, generar recursos y reconocer y explotar las alternativas. Para conseguir el respaldo que necesitan, deben desarrollar una estrategia de largo plazo y atacar sus metas lenta, segura y estratégicamente. Para ampliar la gama de oportunidades de su empresa y la propia, deben examinar el entorno en busca de posibles obstáculos y la forma de evitarlos.
Un 90% de los ejecutivos observados por los autores en los últimos años desperdiciaba su tiempo y productividad, pese a tener proyectos y metas bien defi nidas y los conocimientos necesarios para hacer bien su trabajo. Estos ejecutivos permanecían atrapados en la inefi ciencia simplemente porque creían no contar con sufi ciente criterio o control personal. Olvidaban cómo tomar la iniciativa, que es la virtud esencial de cualquier ejecutivo realmente exitoso.
Por el contrario, los ejecutivos efi caces son emprendedores decididos, que toman el control de sus trabajos confi ando en su propio juicio y que adoptan visiones globales de largo plazo para cumplir metas personales que concuerden con las de la organización como un todo.



CHAUP